Start A Fire es mi complemento favorito para Buffer

De vez en cuando, te encuentras con un producto que te hace sentir tonto: qué fácil, qué obvio y qué útil… ¿cómo no se me ha ocurrido? Quizá es que no es tan fácil y obvio y el producto no se basa en la sencillez sino, como decía Borges, en la modesa y secreta complejidad.

Start A Fire es uno de esos productos. Una vez lo actives y lo sincronices con tu servicio para compartir contenido (en mi caso, Buffer) añadirá un pequeño badge en la esquina inferior derecha de la pantalla con los enlaces que tú elijas. Da igual si el contenido es tuyo o estás compartiendo una página interesante de otra persona u empresa: si el enlace pasa por tu Buffer (o similares), Start A Fire le añadirá tu “ventanita” con los enlaces que hayas elegido.

Start A Fire

LO BUENO

Start A Fire es totalmente gratis. Por no tener no tiene ni plan premium con más opciones. Lo conectas, “te olvidas” y todo lo que compartas tendrá una pequeña huella (tu huella). De algún modo, el servicio premia a aquellos curators que comparten contenido interesante, pero no consiguen que eso se transforme en visitas a su página, blog o servicio.

LO NO TAN BUENO

Es obvio que los creadores de Start A Fire no viven del aire. ¿Cómo va a financiarse? Mi sospecha es que a medio plazo quieren convertirse en una suerte de Outbrain, haciendo que aquellos que disfrutan del servicio gratuito compartan en el badge de Start a Fire, no sólo sus propios enlaces, sino también contenido patrocinado. Están en fase de adquisición, pero la monetización tiene que llegar.

Además, la pirueta obliga a que los enlaces pasen por su dominio (stfi.re) por lo que, si ellos están caídos, tus enlaces estarán caídos (que conste que de momento a mí no me ha pasado ni una vez).

¿MERECE LA PENA?

Para mí, la respuesta es un rotundo sí. Ahora mismo ofrecen un servicio muy útil y totalmente gratis. En un par de semanas de uso en las redes sociales de un par de aplicaciones móviles, Start A Fire ha conseguido algunas descargas de las aplicaciones. No demasiadas, pero si tenemos en cuenta que el esfuerzo invertido tras la integración ha sido, literalmente, CERO, es difícil no recomendarlo.

Veremos qué fórmula de monetización eligen. Esperemos que no se lo carguen.