Por qué tu newsletter es considerada spam (y cómo solucionarlo)

Allá por 2004, cuando Gmail comenzaba a asomar la cabeza (la eterna beta que acabaría durando hasta 2009), una de las cosas qué más sorprendió fueron sus filtros para proteger del spam. El tiempo ha pasado y, para muchos, esas protecciones de Gmail y otros servicios se han convertido en una pesadilla: listas de correo con buenas intenciones (o incluso buen contenido) que acaban irremediablemente en la carpeta de promociones, la papelera o la carpeta de spam. ¿Por qué sucede esto? ¿Cómo podemos evitarlo? Vayamos por partes.

QUÉ HACE QUE TU CORREO SEA CONSIDERADO SPAM

En la EEC15 (Email Evolution Conference) se juntaron en una charla posiblemente las cuatro voces más importantes al respecto: Gmail, Outlook, AOL y Comcast. Sin extendernos demasiado en especificaciones técnicas:

Sobre este último punto: aunque los proveedores de correo no hacen (en teoría) un seguimiento de los clics dentro de los mensajes, sí que utilizan las acciones ejecutadas como indicador. Lo que se escuchó en la conferencia de hace unos meses fue lo siguiente:

  1. Que el usuario abra el mensaje es bueno. Que responda es muy bueno.
  2. Que el usuario borre el mensaje sin abrirlo es muy malo.
  3. Que el usuario mueva el mensaje de SPAM o Papelera a Bandeja de entrada es muy bueno (y le dice al proveedor de correo que se está equivocando marcándolo como correo no deseado).
  4. Por último, lógicamente, que lo mueva a SPAM es terrible.

VALE, ESTUPENDO, PERO ESTOY EN SPAM. ¿QUÉ HAGO?

En los servicios de correo actuales, existen actualmente tres problemáticas diferentes: ser enviado a la pestaña de promociones (Gmail), ser enviado a la papelera o ser enviado a la carpeta de spam.

Sobre la primera, es importante destacar que, aunque muchos lo ven como un problema, es mejor noticia de lo que podría parecer. Aunque es una pestaña menos visitada que la bandeja de entrada principal, el porcentaje de flags como correo no deseado en la pestaña de Promociones es mucho más bajo. Intentar entrar en la bandeja de entrada principal del usuario por la fuerza (hay quien lo hace) puede salir muy caro a medio y largo plazo. Si eres una promoción, acepta tu lugar en la carpeta de promociones y gánate el corazón del usuario desde allí.

Respecto a las otras dos, aquí va una propuesta de plan posible.

  1. Busca todas las listas negras disponibles y contacta con ellas. Antes hablábamos de Spamhaus: tienen un servicio para comprobar si tu IP ha sido baneada (e instrucciones para dejar de estarlo).
  2. Limpia tu base de usuarios: cuantos menos usuarios inactivos tengas, mejor. No es necesario que los elimines definitivamente, pero de momento no envies más mensajes a aquellos a los que claramente no les interesa.
  3. Envía correos (con la máxima frecuencia posible) a tus suscriptores más activos. Sin quemarlos, lógicamente.
  4. Poco a poco, ve extendiendo la lista de correo, intentando introducir primero siempre a los usuarios menos pasivos.
  5. Si todo lo demás falla, paga. Puede parecer un consejo absurdo, pero hay quien sabe (y mucho) sobre entregas de correo a nivel técnico y cómo mejorarlas. Si tu modelo de negocio depende de ello, una charla con una empresa como Email Copilot puede ser una solución posible.

EL PASO PREVIO DEL QUE NADIE HABLA

El consejo más obvio para no acabar en la carpeta de spam es el que posiblemente no se da casi nunca: no envíes spam.

Aunque los motivos para acabar entre el correo no deseado pueden ser muchos y muy diversos (exceso de enlaces a sitios no relacionados con nuestro domino, etcétera), en la mayoría de casos se resume en que una parte excesiva de tu audiencia ha considerado tu mensaje como no deseado.

Establecer una estrategia sostenible, un envío no abusivo y reflexionar sobre si los correos son necesarios y útiles es muchas veces la mejor manera de no acabar en el vertedero.

Cómo mejorar la puntuación de tu app en la App Store

Hace poco, en una app X en la que ando metido, un usuario reportó un producto de imitación (que además, no especificaba que lo era). Yo andaba metido por algún Dashboard y decidí enviarle un email: “Mira, le he estado echando un vistazo a tu denuncia y tiene todo el sentido, de hecho, vamos a borrar todos los productos similares para que no pique nadie”.

Poco tiempo después vi que, en Google Play, la review de la app más valorada es la de ese usuario, que explica cómo el equipo de la app escuchó su feedback e hizo cambios en consecuencia. Es una review de 5 estrellas, que habla de una buena experiencia, y está ahí, para dar el último empujoncito al onboarding a algún usuario indeciso.

Cómo afectará esto a la performance de descargas de la app será posiblemente un misterio, pero algunas cosas están claras: no cuesta nada, es sentido común y… todo suma.

Y si ya tenemos claro que las puntuaciones de una app afectan (cada vez más) a su posicionamiento y a sus descargas orgánicas, merece la pena establecer algunas buenas prácticas para estabilizar la puntuación de una app.

PIDE REVIEWS EN EL MOMENTO JUSTO

Me canso de hacer pantallazos de apps que piden una valoración cuando prácticamente no sé lo que hacen. Pedir una valoración está bien, siempre que sepamos cuándo pedirla (cuando el usuario haya accedido ya a la propuesta de valor de la app) y cómo. En general, el discurso humilde y sincero de “somos un equipo que trabaja para ofercerte un servicio X” funciona mejor que un “Valora mi app” genérico.

También se puede optar por un discurso de intercambio: “Tu valoración nos ayuda a poder lanzar nuevas actualizaciones gratuitas”.

LA REVIEW “DENTRO” PUEDE SUPONER UN PROBLEMA

En los últimos tiempos, se ha puesto de moda hacer al usuario valorar la app en un popup interno y, si la valoración es de cuatro o cinco estrellas, redireccionarlo a la Store. En general, es una experiencia bastante confusa para el usuario, que no sabe qué acaba de pasar. Es una manera algo absurda de perder reviews potencialmente buenas, a parte de ser, de algún modo, poco honesto.

Si se quiere hacer algo parecido, me parece más sencillo preguntar directamente si le gusta la app. Si la respuesta es sí, se le puede dirigir al popup con el wording de “valora, etc.”. De ser no, se le puede enviar a una ventana de feedback. Posiblemente aprenderemos algo de nuestra app que no sabíamos, el usuario se sentirá escuchado (porque responderemos, siempre) y ahorramos una mala review en la Store.

RESPONDE A TODO EL MUNDO SIEMPRE

Google Play permite a los desarrolladores responder a las reviews de los usuarios. Ahí se puede ver de todo, desde empresas que pretenden tener más razón que sus usuarios a servicios que ignoran quejas y cumplidos. Lo ideal es responder a todo el mundo, y siempre de una manera positiva.

A los de las buenas críticas se les responde, porque el agradecimiento puede (suele) generar pequeñas viralizaciones (un tweet de aprobación, otra review positiva en una próxima versión, etc).

A los de las malas críticas se les agradece la crítica (por mucho que duela) y se les promete una mejora del servicio. “Intentaremos que la próxima actualización mejore tu experiencia” es una frase que puede no cambiar nada, pero también puede hacer que el usuario mejore su review.

EL FEEDBACK, CERCA

Muchas veces, el usuario pide solución a un problema dentro de la app dentro de la review. El problema es que rara vez esa review tiene más de 1 o 2 estrellas. Además, aunque el problema se solucione, es posible que el usuario nunca vuelva para actualizar su review: si buceas lo suficiente en las reviews de algunas apps de gigantes traducidas a decenas de idiomas, todavía puedes encontrar alguna review antigua que dice algo así como “Le pongo 1 estrella, le pondré 5 cuando esté en castellano”. El usuario, lógicamente, no vuelve para actualizar su valoración.

¿QUÉ PASA CON LAS REVIEWS INCENTIVADAS?

Algunos juegos ofrecen recompensas por dejar una valoración en la Store. Es una práctica algo complicada, pues no hay deep-link que valga, y el usuario puede hacer click sobre el botón, volver, y contabilizar como un usuario con review (y recibir la recompensa, sin hacer la reseña).

Además, sobre todo en la Store de Apple, no está demasiado claro que Apple permita que pidas reviews de 5 estrellas a cambio de una recompensa, por lo que deberías pedir simplemente una review.

Para aquellos servicios que no sean juegos, me parece casi más lógico llevar a cabo este tipo de promociones fuera de la app: se consiguen instalaciones y se puede premiar al usuario de otra manera (¿un sorteo?), ya que fuera del mundo de los juegos con divisa virtual es más difícil establecer un sistema de recompensas sin pasar por caja.

Latent Semantic Indexing: lo que ha cambiado en la App Store y cómo afecta al ASO de tu app

Desde noviembre de 2015, la búsqueda de apps en la App Store ha cambiado considerablemente. El sistema de indexación de Apple (que todos sospechamos sensiblemente más simple que el de Google en Play) se ha vuelto un poco más complejo… diríamos que para bien.

UN POCO DE AIRE PARA LAS APPS DE PAGO

Hay una buena noticia para aquellos valientes que todavía resisten con una app de pago: el número de descargas para posicionarse en lo alto es sensiblemente menor para ellos. Así, buscando “twitter” vemos que a día de hoy, Tweetbot 4 (¡9,99€!) está en tercera posición, sólo por detrás de la app oficial de Twitter y Periscope (también oficial de Twitter). Podemos especular (y especularemos) que el número de descargas para  una app de pago ya no penalizará tanto.

UNA APP STORE UN POCO MÁS LISTA

¿Qué es eso de Latent Semantic Indexing? Muy mal resumido: el algoritmo de Apple ahora te posiciona en keywords que no has escrito, pero que posiblemente sean relevantes en tu producto. Para entendernos, si un competidor incluye entre sus palabras clave “rueda”, “manillar”, “sillín” y “bicicleta” y tú, por algún casual, incluyes “rueda”, “manillar”, “sillín”, el buscador interpretará que posiblemente también seas un resultado relevante para la búsqueda “bicicleta”.

Esto ha aumentado, sobre todo, la aparición de rivales en los resultados de búsqueda. Puedes dejar atrás los días de trampeo en los que colabas entre tus keywords los nombres de sus rivales más poderosos. Es posible que apuntando a keywords similares a ellos, acabes en el mismo sitio (esto último, pruébalo con precaución).

Más adelante, veremos con detenimiento qué hacer con esa descripción. Tanto con el snippet que se ve a simple vista como con la descripción extendida tras el “show more”.

Start A Fire es mi complemento favorito para Buffer

De vez en cuando, te encuentras con un producto que te hace sentir tonto: qué fácil, qué obvio y qué útil… ¿cómo no se me ha ocurrido? Quizá es que no es tan fácil y obvio y el producto no se basa en la sencillez sino, como decía Borges, en la modesa y secreta complejidad.

Start A Fire es uno de esos productos. Una vez lo actives y lo sincronices con tu servicio para compartir contenido (en mi caso, Buffer) añadirá un pequeño badge en la esquina inferior derecha de la pantalla con los enlaces que tú elijas. Da igual si el contenido es tuyo o estás compartiendo una página interesante de otra persona u empresa: si el enlace pasa por tu Buffer (o similares), Start A Fire le añadirá tu “ventanita” con los enlaces que hayas elegido.

Start A Fire

LO BUENO

Start A Fire es totalmente gratis. Por no tener no tiene ni plan premium con más opciones. Lo conectas, “te olvidas” y todo lo que compartas tendrá una pequeña huella (tu huella). De algún modo, el servicio premia a aquellos curators que comparten contenido interesante, pero no consiguen que eso se transforme en visitas a su página, blog o servicio.

LO NO TAN BUENO

Es obvio que los creadores de Start A Fire no viven del aire. ¿Cómo va a financiarse? Mi sospecha es que a medio plazo quieren convertirse en una suerte de Outbrain, haciendo que aquellos que disfrutan del servicio gratuito compartan en el badge de Start a Fire, no sólo sus propios enlaces, sino también contenido patrocinado. Están en fase de adquisición, pero la monetización tiene que llegar.

Además, la pirueta obliga a que los enlaces pasen por su dominio (stfi.re) por lo que, si ellos están caídos, tus enlaces estarán caídos (que conste que de momento a mí no me ha pasado ni una vez).

¿MERECE LA PENA?

Para mí, la respuesta es un rotundo sí. Ahora mismo ofrecen un servicio muy útil y totalmente gratis. En un par de semanas de uso en las redes sociales de un par de aplicaciones móviles, Start A Fire ha conseguido algunas descargas de las aplicaciones. No demasiadas, pero si tenemos en cuenta que el esfuerzo invertido tras la integración ha sido, literalmente, CERO, es difícil no recomendarlo.

Veremos qué fórmula de monetización eligen. Esperemos que no se lo carguen.

Cómo publicar tu app en Product Hunt (y que no pase absolutamente nada)

Desde hace un tiempo, Product Hunt se ha convertido en un referente en el sector tecnológico. De visita diaria obligatoria, puedes ver en unos minutos todos los productos lanzados al mercado ese día. Casi nada. Todo buen early adopter la visita, lo que le permite catapultar productos a la fama de un día para otro. En serio.

Así que, después del lógico “yo quiero visitar la página”, llega el todavía más lógico “Yo quiero estar en esa página”. Aquí viene el truco: no todo el mundo puede publicar productos en Product Hunt. De hecho, cuando te registras, únicamente puedes votar (una suerte de like) productos, pero ni siquiera puedes comentar.

En un principio, la explicación era que la página tenía pocos recursos, quería escalar de manera sostenible y sólo podía otorgar derecho a comentar y publicar a aquellos que llevaran más tiempo, para mantener una estructura estable. Tras el salto a la fama y la llegada de la financiación (mucha financiación) parece claro que la cosa va más encaminada a decidir qué se publica y qué no.

Y es que Product Hunt, por explicarlo rápido y mal, acaba siendo un cortijo en el que un círculo relativamente reducido de San Francisco se da bombo (unos a otros) para lanzar sus productos. De vez en cuando, se destacan productos de desconocidos. Encontrarás decenas de guías por ahí para pasar de la nada a la gloria en Product Hunt (algunas con buenos consejos, ojo). Pero lo cierto es que, sin contactos en el círculo de elegidos, tienes pocas posibilidades de hacer algo de ruido.

PUBLICAR EN PRODUCT HUNT

Hay una manera muy sencilla de publicar en Product Hunt: pídemelo por Twitter (yo tengo permiso para comentar y publicar productos) y yo te lo publico. Te puedo explicar más o menos lo que sucederá: tu producto aparecerá en la pestaña de productos “incoming” (es decir, no en la portada, con los productos “Featured”). Le pedirás a varios amigos que voten tu producto. Se registrarán, votarán y tu producto acumulará algunos votos (¿23? ¿35?). Los votos de tus amigos cuentan menos que los votos de usuarios registrados hace tiempo (y mucho menos que los votos de usuarios muy activos), por lo que tu producto no llegará a la Home de Product Hunt.

¿Habrá merecido la pena? Por supuesto, aunque sólo sea por tener un enlace de una página con tanta autoridad a nuestro servicio/app (maldito SEO, vaya cosas nos haces hacer).

PUBLICAR EN PRODUCT HUNT Y PETARLO

¿Se puede hacer un poco mejor? Por supuesto. Hay quien consigue una lista de usuario aceptable y “les informa” de que ha publicado el producto en Product Hunt. Digo informa porque va contra las normas del servicio pedirle a otra gente que vote por tu producto (la gente de Growth Hacking Idea fue expulsada por hacerlo). Si consigues que alguno de los influencers del círculo reducido de Product Hunt publique tu producto, tienes más posibilidades de llegar a la página principal.

Si todo lo demás falla, siempre puedes pasar por caja y pagar un post patrocinado. Esto último sólo sería recomendable si tu producto es algún tipo de SAAS, preferiblemente B2B. Ahí tienes una montaña de early adopters que dedicarán 30 segundos de atención a tu producto. No es poco.